PUNCION-SECA

PUNCION-SECA
5 (100%) 2 votes
¿Habéis oído hablar alguna vez de la Punción Seca? En la entrada del blog del mes de agosto os hablaremos acerca de este tratamiento tan utilizado en el sector de la fisioterapia.

La punción seca es una técnica invasiva en la que a través de una aguja muy fina se busca pinchar el punto gatillo con la finalidad de reducir por completo la banda tensa muscular, comúnmente conocida como contractura y así conseguir aliviar el dolor del paciente. Estás agujas tienen un tamaño comprendido entre los 25mm y los 75mm en función de la musculatura que queramos abarcar.

El tratamiento es muy sencillo a la vez que efectivo: Primeramente se detecta el punto gatillo a través de la palpación por parte del fisioterapeuta, el paciente debe percibir un aumento del dolor en la zona presionada con la posibilidad de que este dolor se reproduzca en distintas áreas del cuerpo, por ejemplo, un punto gatillo en el trapecio medio puede producir una representación del dolor en la parte superior de la cabeza o en la frente. Una vez detectado y confirmando su presencia introducimos la aguja buscando su penetración en la banda tensa, el objetivo de esta técnica es conseguir el REL ( Respuesta de Espasmo Local) en la que el músculo realiza de forma involuntaria contracciones rápidas, lo que nos indica que estamos insertando la aguja en el punto correcto. Lo ideal es conseguir de 3 a 6 REL por cada músculo puncionado para asegurarnos que el tratamiento sea efectivo. Al finalizar la punción es recomendable combinarla con estiramientos pasivos de la musculatura tratada o terapia manual realizada de forma suave.

Al finalizar la sesión, es normal que el paciente note la zona un poco más dolorida y con impotencia funcional. Está sensación puede durar desde unas horas hasta 1 o 2 días. Con menor frecuencia podemos encontrar también algunos efectos secundarios como mareos, hematoma en la zona puncionada o una prolongación del dolor más de 3 días.

Como en todas las técnicas utilizadas en la fisioterapia hay que tener una serie de precauciones a la hora de realizar el tratamiento:

  • No es conveniente puncionar el mismo músculo más de una vez en la misma sesión.
  • Hay que tener en cuenta una serie de advertencias a la hora de puncionar algunas zonas del cuerpo más peligrosas por tener alrededor estructuras delicadas.
  • En una misma sesión, no se debe puncionar más de 3 o 4 músculos o grupos musculares.
  • Es recomendable dejar entre 3 o 4 días de diferencia entre sesiones.

La aprobación del tratamiento por parte del paciente es completamente necesaria ya que se necesita un alto nivel de relajación para que la técnica sea completamente efectiva.
La punción seca está indicada en las siguientes patologías:

  • Contracturas musculares
  • Espasticidad provocada por daño neurológico.
  • Recuperación deportiva
  • Epicondilitis (codo de tenista)
  • Epitrocletisis (codo de golfista)
  • Problemas tendinosos

Como todas las terapias, encontramos una serie de contraindicaciones que impiden la realización de la técnica. Estas son las siguientes:

  • Miedo a las agujas
  • Problemas de circulación
  • Heridas, cicatrices y tatuajes.
  • Mujeres en periodo de gestación (evitar zonas cerca al abdomen)
  • Alergia a metales (aunque existen ya agujas de distintos materiales válidas para todas las personas)

Para finalizar, remarcar que al estar hablando de un tratamiento específico con agujas se debe acudir a un centro con terapeutas especializados en este tipo de técnicas para asegurarnos que conocen con detalle todas las precauciones que se deben tener a la hora de realizar la terapia.